Entrevista a Lin Shaye

Copyright © José Iglesias Blandón 2013 - Todos los derechos reservados. Desarrollo web: Gradocinco.

EN MEDIOS:

ENTREVISTAS SELECCIONADAS DE JOSÉ IGLESIAS BLANDÓN

Andalucía Crítica · 28/6/11

 

Lin Shaye, actriz

 

«Tras leer el guión esa noche lo guardé bajo llave en un armario»

 

Con más de tres décadas brindadas al arte de la interpretación, Lin Shaye afronta cada papel como un nuevo reto estimulante y renovador, un «marco para explorar todos mis propios temores, sueños, amores, pasiones…, pasado, presente y futuro». Su reciente trabajo, Insidious, del director James Wan, pretende un giro eficaz a los convencionalismos del género de casas encantadas y endemoniados. La actriz estadounidense habla en exclusiva para Andalucía Crítica sobre este proyecto, en carteleras españolas desde hace unas semanas.

 

¿Cómo acabó en sus manos este papel?

Sin yo saberlo, James Wan era fan de un pequeño thriller que hice llamado Dead End. Le pidió a un amigo en común que iba a acudir a mi casa si podía venir también. Inmediatamente nos hicimos amigos y fans mutuos. Un rato después me preguntó si me gustaría trabajar en Doggie Heaven, un corto que estaba desarrollando junto a Leigh Whannell, guionista y actor también de Insidious. Dije sí sin ni siquiera ver lo que era, pues sabía que trabajar con James sería genial. Un año más tarde, James me pidió que echara un vistazo a un guión que estaba planeando hacer, y en concreto al personaje de Elise. Después de leer en la cama esa noche, de inmediato lo llevé escaleras arriba y lo guardé bajo llave en un armario… Me asusté tanto; no lo quería en mi habitación mientras dormía. Me pareció algo terrorífico. Pero a su vez me encantó el guión, me encantó el personaje. Era una «tormenta perfecta».

 

¿Qué tal es James como director?

Fantástico. Sabe exactamente lo que necesita de ti para crear su visión. Es amable y específico. También es un colaborador maravilloso con sus actores y el resto de su equipo creativo. Está completamente abierto a sugerencias y pensamientos, confía en las personas que le rodean, y en eso especial que son capaces de crear juntos

 

La intención inicial era realizar una cinta de terror clásica. ¿Piensa que se ha conseguido?

Sí, creo que James ha creado un «clásico». Él no esconde que en Insidious rinde homenaje a los grandes del género de terror del pasado: Hitchcock está muy presente, entre otros, y James será el primero en decirle que quería crear el Poltergeist de esta generación. Me encanta el pantallazo del comienzo con ese título estridente, «Insidious», en vibrante rojo y negro. Una vuelta al clásico de terror del pasado, pero, si bien es cierto que al verlo se siente como algo «familiar», tiene mucho de diferente y especial.

 

La presentación en escena de los personajes principales está desarrollada como una fuerte y dramática historia, tan atractiva como los propios sucesos paranormales…

Cuando James y yo hablamos de mi personaje, Elise, inmediatamente estuvimos de acuerdo en que no debía haber nada «raro» o «por encima» de ella, sólo una «mujer normal» con un talento. La «historia de fondo» que se me ocurrió, así como mi relación con los personajes de Specs y Tucker, mis ayudantes, fue «familiar» y afectiva. Insidious se activó en su cabeza como un drama familiar. En un nivel simple, se trata de una madre y un padre que han perdido o temen perder a su hijo, y yo quería que Elise tuviera compasión, completa empatía con ellos y su situación, una implicación personal. Puedo decir que comparten esos rasgos con Elise.

 

Insidious toma de referente películas como Poltergeist, también El resplandor o El exorcista. ¿Usted empleó alguno para la confección de su personaje?

Yo realmente no usé referencias de cualquier película de terror pasada mientras trabajaba en Elise. No creo en los prototipos, no suponen ninguna ayuda para mí en cuanto a la construcción del personaje. Voy a los elementos de la historia, qué es lo que quiero y necesito como personaje, y mis relaciones con el resto y con los acontecimientos a mi alrededor. De lo contrario, se corre el riesgo de ser una copia, por lo menos para mí. No importa qué tan «similar» sea un personaje al de otra película, yo como actriz nunca había estado aquí antes y necesito encontrar mis propias respuestas y frescura dentro de lo que soy y hago.

 

¿Alguna anécdota confesable durante el rodaje?

El rodaje fue un placer. Todo el mundo en la misma onda, sin más «conflictos» que los propios de la rutina, pero resueltos siempre de manera civilizada y respetuosa. Las cosas se desarrollaron organizada y profesionalmente, en todos los aspectos. Incluso la comida de la empresa del catering era genial. Todo salió muy bien, pero el asunto para mí fue la escena con la máscara de gas. Al departamento de arte se le ocurrió con ella, creo que estará de acuerdo, algo fabuloso, pero nunca tuvieron tiempo para ajustarla a mi cara correctamente. La primera vez fue algo penoso: se me metía en el ojo, presionado contra mi nariz, impidiéndome respirar… Más claustrofóbico que bucear. Nos estábamos preparando para filmar la escena, no quería protestar, pero sabía que tendría dificultades para concentrarme. Educadamente dije: «Chicos, esto no va a funcionar conmigo». La máscara estaba llenándose de humo mientras intentaba hablar. De inmediato me la quitaron, se fueron a la camioneta y regresaron corriendo para probar de nuevo, pero aún era horrible. Lo intentaron otra vez, y todavía no… Al tercer intento, perfecto. No era exactamente cómodo, pero al menos pude permanecer con ella puesta sin problemas cuanto tiempo necesitamos. Trabajo de equipo. Artistas maravillosos.

 

Después de todos estos años, ¿qué le ha aportado la interpretación?

Me encanta actuar casi tanto como me encanta respirar. Siempre digo que es el lugar donde puedo expresar mi verdad más profunda en un ambiente seguro, protegido y apreciado. Un lugar público para estar completamente en privado, sin repercusiones, excepto el aprecio de director y compañeros, y espero que finalmente del público en general. Cuando fans de todo el mundo me muestran su gratitud y reconocimiento me horrorizo de alegría. Gracias también por esta oportunidad que me ha dado para expresar mis pensamientos y apreciaciones.